Códigos de neumático en el flanco de una rueda Continental

Cómo leer un neumático al comprarlo y al usarlo

Seguro que ya sabes o tienes idea de cómo leer un neumático. Pero ¿sabes cuándo y cómo conviene leerlo? En Talleres A. Moreno vamos a resumirte lo más importante que has de leer en tus ruedas, cómo y cuándo. Para que al cambiar los neumáticos de tu coche ganes en seguridad y confort, y ahorres dinero.

Neumáticos A. Moreno: Te ayudamos a interpretar los códigos de tu neumático
En Talleres A. Moreno te ayudamos a leer en tus neumáticos todo lo que necesitas saber para la revisión, cambio y mantenimiento de las ruedas de tu coche

Los neumáticos son para tu vehículo lo que tus zapatos son para ti. Las ruedas aseguran tu desplazamiento, lo hacen más eficiente, te protegen de las inclemencias y también te visten y complementan tu imagen. Además son el único punto de contacto entre tu coche y el asfalto. Por lo que conocer tus neumáticos, elegirlos y mantenerlos es vital para tu seguridad y comodidad al conducir.

De tus neumáticos dependen tanto tu seguridad como tu confort. Por ello es importante que tu coche lleve aquellos neumáticos que le correspondan. Y una gran parte de la información y de los datos que necesitas para conocer tu neumático están inscritos en el lateral de la rueda. Pero el flanco del neumático no es el único sitio que te ofrece información. Dentro y fuera de la rueda hay más información que vas a necesitar para elegir correctamente tus cubiertas al cambiar los neumáticos.

Los tres momentos para leer un neumático

Interpretar la información de la etiqueta de neumáticos europea te ayudará a elegir un mejor neumático. Más respetuoso con el medioambiente, más eficiente en el consumo de combustible, más seguro en carretera, o que haga más agradable tu conducción. Y saber leer en tu neumático el estado del dibujo de la banda de rodadura puede ahorrarte dinero e, incluso, salvarte la vida.

Talleres A. Moreno: Especialistas en neumáticos desde 1980, te ayudamos a leer en tus neumáticos todo lo que necesitas saber para la revisión, cambio y mantenimiento de las ruedas de tu coche
En la gran selección de neumáticos disponibles en Talleres A. Moreno encontraremos el que más se ajuste a tu vehículo, las características de tu conducción y tu presupuesto.

Cómo leer un neumático al elegirlo: banda de rodadura, etiqueta y flanco

Al cambiar tus neumáticos hay cuatro preguntas que has de hacerte y encontrarás respuesta a las cuatro al leer el neumático.

¿Qué tipo de neumático necesito?

El tipo de neumático que necesitas lo definen tres cosas. Tu vehículo, el entorno donde vas a conducir y las prestaciones que necesitas que te ofrezcan las ruedas. Echando un vistazo a la apariencia del neumático y su banda de rodadura ya puedes diferenciar entre:

  • Neumático de verano: diseñados para climas cálidos y funcionar tanto en condiciones húmedas como secas. Cuentan con un sólido contacto, un dibujo apropiado para desalojar agua y mínima deformación en los bordes. Eso te asegura el suficiente agarre y control de tu vehículo.
  • Neumático de invierno: para funcionar en condiciones invernales tienen unos tacos más profundos con un dibujo muy estriado para expulsar el agua. Así proporcionan la tracción, el agarre y el control necesarios en condiciones adversas del clima con lo que puedes conducir y frenar mejor. Además estos neumáticos se fabrican con compuestos en que se conservan flexibles y blandos en climas fríos.
    También existen unos neumáticos especiales, más comunes en las carreteras nórdicas, que incluyen pequeñas puntas metálicas o “clavos”.
Un neumático de invierno: tacos grandes y estrías abundantes para facilitar el agarre y expulsar el agua.
Un neumático de invierno: tacos grandes y estrías abundantes para facilitar el agarre y expulsar el agua.
  • Neumático de “todo-tiempo” o “All Season”: Es el comodín de los neumáticos; resulta válido para toda ocasión, pero no es tan eficiente como los neumáticos específicos para verano o para invierno. Ideales para entornos de conducción cambiantes. Zonas donde pasas de clima seco a lluvioso o con nieve, ofreciendo comodidad, control y suficiente capacidad de tracción en cualquier entorno. Su dibujo es generalmente simétrico con ranuras en circunferencia para mejorar el agarre bajo un clima húmedo. 
  • Neumático “todoterreno”: Los reconocerás por un dibujo de la banda de rodadura más marcado y grande en sus relieves. Están especialmente diseñados para la conducción sobre nieve profunda, barro o lodo.
  • Neumático deportivo: Estas gomas suelen presentar menos ranuras, aunque de mayor tamaño, en la circunferencia de la rueda y sus laterales. Esto es para, en climas húmedos, favorecer su capacidad de tracción. En los neumáticos de pista, donde el agarre a altas velocidades es crucial, el dibujo es mucho menos evidente.

¿Qué prestaciones me ofrece el neumático?

Otra manera de leer un neumático la encontrarás en la etiqueta de neumático europea que aparece pegada en la rueda. Resume las prestaciones del neumático en tres grupos fácilmente identificables. Un icono de neumático asociado a un surtidor de combustible, a las gotas de lluvia o a las ondas de sonido:

En Talleres A. Moreno te ayudamos a leer en tus neumáticos lo que necesitas saber sobre el etiquetado de neumáticos europeo
Etiqueta de neumáticos europea. Si tienes dudas sobre la clasificación de tus neumáticos, consúltanos en Talleres A. Moreno.
  • Resistencia y ahorro: Situado en la zona superior izquierda de la etiqueta europea. Su escala decreciente, de la «G» (rojo) a la «A» (verde), indica mayor o menor consumo de combustible. A una menor resistencia en la rodadura mayor será el ahorro de combustible. La letra resaltada dentro de una flecha negra identifica a qué nivel de rendimiento pertenece el neumático.
  • Adherencia y frenada: Arriba, a la derecha, está otra escala, esta monocolor. Representa la categoría la capacidad de adherencia en superficie mojada que ofrece el neumático. Ahí hay otra letra destacada en flecha negra. Está para indicar que la distancia de frenado en superficie mojada es menor en neumáticos considerados «A» y mayor en los marcados como «G».
  • Niveles de ruido exterior: Indica el nivel de ruido según la reglamentación europea que entró en vigor en noviembre de 2016. El ruido puede ser producido por la fricción en la rodadura, la expulsión del aire desplaza y la resonancia del neumático. Se mide en decibelios. Y, según indica el icono en forma de ondas, esta clasificación se divide en tres categorías de contaminación acústica: baja, media y alta. A menos ondas resaltadas en el icono el nivel de ruido será menor y causará menos contaminación acústica.
    La reglamentación europea marca como fuera de la norma los neumáticos cuya etiqueta muestra las tres ondas resaltadas. Con dos ondas la contaminación acústica está dentro de los límites y con una sola onda el nivel está por debajo del límite permitido.  

¿Qué modelo de neumático lleva mi coche?

En el lateral o flanco del neumático están los indicadores de la simbología neumática. Son códigos que debes reconocer al leer un neumático. Especialmente cuando vayas a pedir presupuesto para el cambio de ruedas tomando como referencia los que ya tienes montados.

En Talleres A. Moreno te ayudamos a leer en tus neumáticos Yokohama lo que necesites saber para la revisión, cambio y mantenimiento de las ruedas de tu coche.
Códigos de anchura, perfil, radial, diámetro, índice de carga y velocidad en un neumático Yokohama.

El código principal u obligatorio nos muestra anchura, altura (o perfil), estructura del neumático y diámetro. Fíjate en este neumático Yokohama de ejemplo para identificarlos mejor:

  • Ancho del neumático: el primer número del código se refiere a la anchura de sección en milímetros (205, en nuestro ejemplo). Los neumáticos anchos pueden parecer mejores; con mayor anchura obtienes mejor agarre (en seco) y frenada pero también mayor rozamiento y mayor consumo.
    Cuando aparece una letra delante de este número sirve para indentificar qué uso ha de tener el vehículo donde se montarán los neumáticos. Una letra “P” (o la ausencia de letra) indicaría que es un turismo o vehículo de pasajeros; las siglas “LT” (Light Trailer) se refieren a un camión ligero y “ST” a un trailer especial. Si aparece la letra “T” estamos ante un neumático de carácter temporal, como lo sería una rueda de repuesto.
  • Perfil del neumático (o altura): separado de la anchura por una barra (/) aparece el perfil o alto del neumático. Es la relación de aspecto que indica el porcentaje de altura del neumático (55) respecto de sus 205 mm de anchura total. Un número de perfil más bajo indicará una menor distancia entre la llanta y la superficie de rodadura del neumático.
  • Estructura del neumático: Normalmente verás una letra “R”que indica que es un neumático de construcción ‘radial’, adecuada para circular a gran velocidad sobre asfalto. Los neumáticos de estructura ‘diagonal’ los encontrarás en vehículos agrícolas o industriales que ruedan por zonas sin pavimentar.
  • Diámetro de la llanta: las dos últimas cifras del código (16) indican el diámetro en pulgadas del borde interior de la llanta.

Si lo que buscas es modificar el tamaño de las ruedas que tienes, lo mejor es que te asesores. Puede interesarte por razones de agarre y frenada o, simplemente, por darle un aire más deportivo a tu coche… En Talleres A. Moreno podemos informarte sobre qué neumáticos son equivalentes a los indicados o cuál es el más adecuado para conseguir los resultados que esperas.


Es importante que recuerdes que montar neumáticos con medidas distintas a las especificadas por el fabricante puede traerte complicaciones. Infórmate si afectará a la garantía del vehículo, las condiciones del seguro, a pasar la ITV. Puede, incluso, provocar una revisión por las autoridades de tráfico.

¿Qué exige mi vehículo a un neumático?

Un código secundario o complementario, anexo al principal, nos indica los índices de carga (número) y velocidad (letra).

  • Índice de carga: son los primeros dos dígitos e indican la capacidad máxima de carga de la rueda. Es decir, el peso máximo que el neumático es capaz de soportar, en relación a la velocidad límite (indicada por la letra aneja). El ‘91’ que marca nuestro Yokohama de ejemplo representa 615 kg de carga por neumático según las tablas de índice de carga.
  • Código de velocidad: es la letra que marca el índice de velocidad. Nos muestra cuánto puede soportar, durante 10 minutos, un neumático inflado y sometido a carga sin poner en riesgo su integridad. Cada letra lleva asociada una velocidad que crece según avanza el alfabeto. Los neumáticos de repuesto temporales suelen llevar el código M y N (130 y 140 km/h). Los 4×4 muestran el Código “Q”. Las letras S y T son para los vehículos tipo “familiar”. La letra ‘V‘ del ejemplo corresponde a 240 km/h y muestra que el neumático es apropiado para un vehículo deportivo. Aunque los bólidos de gran cilindrada requerirán neumáticos de índices más altos, como el “W” y el “Y”.

Esta información la puedes encontrar en una pegatina informativa adherida a la puerta del conductor. También en el manual de usuario que el fabricante adjunta a tu vehículo. Y en Talleres A. Moreno disponemos de tablas con las que también podremos informarte sobre qué neumáticos cumplirían con tus necesidades, sin dejar de ser admisibles para tu vehículo. Así evitas montar el neumático equivocado y previenes posibles sanciones.

Ten en cuenta que, por seguridad, instalar unos neumáticos con índice de velocidad inferior al que marca el fabricante está prohibido. Aunque sí se permite montar neumáticos que tengan un índice de velocidad superior.

En Talleres A. Moreno te ayudamos a leer en tus neumáticos Michelin lo que necesites saber para la revisión, cambio y mantenimiento de las ruedas de tu coche.
Distintivos de un neumático de invierno Michelin

Otros códigos a conocer al leer tu neumático te indican las características y prestaciones del neumático:

  • Estructura: además de la leyenda “Radial”, suele haber otra palabra, “Tubeless”, que te indica que el neumático no lleva cámara.
  • Ayudas al montaje: indicaciones como “outside” o una flecha que indica el sentido del giro distinguen el flanco exterior del neumático.
  • Neumáticos de invierno: las siglas ”M+S” te garantizan que el neumático cumple las actuales normativas europeas para ser utilizado legalmente como alternativa a las cadenas. Significan ‘Mud and Snow’ (barro y nieve en inglés). Si, además, presenta el icono de una montaña, con un copo de nieve inscrito, tu neumático es del tipo “3PMSF”. Este neumático te ofrece las máximas prestaciones y seguridad para circular con nieve o hielo en carretera.
  • Bajo consumo: Si tienes neumáticos Michelin quizá hayas visto el símbolo “Green X” que identifica sus neumáticos de bajo consumo.
  • Recordatorios de seguridad: en reglamentaciones de transporte más estrictas, como la estadounidense, es común encontrar mucha más información que leer en un neumático. Por ejemplo: indicaciones de seguridad, de restricciones de montaje, de carga e inflado del neumático, etc. 
En el flanco de tus ruedas puedes encontrar casi toda la información que necesitas conocer, como en este neumático Continental.
En el flanco de tus ruedas puedes encontrar casi toda la información que necesitas conocer. Solo has de saber cómo leer un neumático para encontrar desde los datos para cambiar tus ruedas hasta recomendaciones de inflado y seguridad, como en este neumático Continental.

Cómo leer un neumático periódicamente: desgaste del dibujo y fecha de fabricación

Además de revisar periódicamente la presión de aire de tus neumáticos, debes inspeccionar las cubiertas. Una vez al mes en busca de señales de desgaste no uniforme o imperfecciones y, sobre todo, revísalos antes de emprender un viaje por carretera. Es más, por tu seguridad, recuerda que a menor profundidad de la banda de rodadura necesitarás mayor una distancia de frenado.

Talleres A. Moreno: Especialistas en neumáticos desde 1980, te ayudamos a leer en tus neumáticos todo lo que necesitas saber para la revisión, cambio y mantenimiento de las ruedas de tu coche
No esperes a que el desgaste de la banda de rodadura te dé una sorpresa. Revisa periódicamente y cambia tus neumáticos en Talleres A. Moreno.

Indicador de desgaste del dibujo:
Busca en tu neumático unas bandas estrechas de caucho suave. Son marcas que atraviesan la banda de rodadura para hacerse notar al alcanzar el nivel permitido de desgaste; las letras “TWI” pueden darte una pista. En algunos neumáticos verás una banda de color o un icono que también sirven de testigo del desgaste. Te avisan cuando el dibujo del neumático alcanza el mínimo legal (para turismos) de 1,6 mm. Una manera fácil de revisar su estado es la de introducir una moneda de 1€. Ponla de canto dentro del dibujo y comprueba si deja ver el aro exterior de niquel-latón dorado (que mide 3 mm). Si es así, te conviene ir pensando en cambiarlos.

Edad del neumático: La fecha de fabricación es otro de los aspectos a considerar al leer un neumático. El código de homologación DOT (estadounidense) o ECE (europeo) que aparece en el flanco del neumático te ayudará en el mantenimiento de tus ruedas. Este código alfanumérico (una “E” seguida de uno o dos números) sirve para identificar tanto el país de fabricación. El tamaño del neumático o el código del fabricante, como la fecha en que tus neumáticos han sido fabricados.

En concreto, la cifra final del código te dice, con cuatro dígitos, la semana del año (los dos primeros) y el año (los dos segundos). Si tus neumáticos llevan montados más de cinco años tráelos al taller para que te los revise un profesional, al menos una vez al año. Y si ya llevan 10 años sin cambiarse, aunque parezcan no estar desgastados o sea el de repuesto, convendría sustituirlos por unos nuevos.

Rodaje del neumático: el kilometraje también puede ser un referente de lectura para evaluar la salud de tus neumáticos. Si conduces un turismo por carretera y ciudad aunque sea sin darle un uso excesivo plantéate cambiarlos. Los neumáticos delanteros a los 40.000 km. Y cada 60.000 km los traseros. Si no alcanzas tanto kilometraje, entonces aplica, al leer tu neumático, el criterio de su edad. Hazle revisiones quinquenales y cambia los neumáticos entre los ocho y los diez años de vida.

Revisa fácilmente en estado del dibujo de tu neumático con una moneda de 1€, y cuando llegue el momento cambia tus neumáticos en Talleres A. Moreno.

También puedes «leer» tus neumáticos mientras conduces

En Talleres A. Moreno vemos a diario los efectos de la conducción sobre el neumático y los daños son muchos y muy diferentes. Aquí te hacemos un repaso de algunas situaciones a las que has de prestar atención mientras conduces. Son cosas que pueden llevarte a adelantar el cambio de neumáticos que tenías previsto.

Estado de la carretera:
Cuidado al pasar por baches y badenes. Ojo a la gravilla o los residuos ajenos al asfalto. También vigila el roce o presión de los bordillos al aparcar. Presta atención al paso por zonas de obra, sobre cristales rotos o derrames de grasa, aceites o productos químicos… Poco a poco la cubierta de tus neumáticos se va erosionando por estas causas. Si las notas mientras circulas con tu coche conviene echar un vistazo a tus neumáticos nada más estacionar.

El estado de la carretera, el clima, los obstáculos y cambios bruscos en la conducción pueden acelerar el cambio de neumáticos. Revísalos cada 5 años en Talleres A. Moreno o cuando creas que algo puede haberlos dañado.

El clima y el entorno:
Decía cierto anuncio que lo ideal es siempre rodar en seco y en línea recta. Pero ni la vida ni las carreteras son así, y es inevitable que el clima afecte a las gomas. Incluso con neumáticos adaptados a cada tipo de clima ( verano o invierno) o con neumáticos “All Season”. Las temperaturas extremas, la lluvia, la nieve, el hielo… incluso la luz del sol o el ozono van degradando el neumático. En Talleres A. Moreno podemos decirte su estado cuando cambiar tus ruedas.

La propia conducción:
La velocidad es otro agente del desgaste del neumático. Los arranques repentinos junto a los frenazos de emergencia o el conducir por carreteras en pésimo estado también. Pueden llegar a provocar cambios en la maniobrabilidad, ruido o vibraciones. Son situaciones cuyos efectos en el neumático, de no advertirlos, podrían darte una desagradable sorpresa. Volviendo al ejemplo de los zapatos: sería como caminar con los cordones desatados o la suela despegada.

Cosas que no nos gustaría ver en un neumático

Uso de un neumático inadecuado:
Resulta obvio recordarlo pero por experiencia hemos visto también algunas de estas situaciones. Sus consecuencias son fácilmente visibles en las revisiones o cambio de neumáticos que hacemos en Talleres A. Moreno:

  • Neumáticos de verano que se han usado sobre nieve o hielo
  • Diferentes tipos de neumáticos combinados en un mismo coche
  • Forzar un neumático de repuesto temporal (o “rueda de galleta”) a más de 80 km/h
  • Ruedas instaladas con llantas de tamaños no compatibles
  • Neumáticos montados que tienen una capacidad de velocidad inferior a los mínimos indicados
  • Neumáticos instalados en un vehículo que tienen un índice de carga menor al que especifica el fabricante del coche.
  • Ruedas que se han vuelto a inflar tras haber rodado muy desinflados o pinchados.

Por todo esto y por mucho más es muy importante que acudas a revisar tus neumáticos. Y hazlo mejor en un taller especializado en el cambio e instalación neumáticos, su equilibrado, paralelo, etc. En Talleres A. Moreno ponemos nuestros equipos, nuestros profesionales y 40 años de experiencia al servicio de la salud de tus ruedas y la tranquilidad de tu conducción.

¿Quieres saber más?

Descubre todo lo que en Talleres A. Moreno podemos hacer por ti. No solo para cambiar de neumáticos en tu coche. También en lo que necesites de mecánica rápida, revisiones y puesta a punto de tu vehículo.

Pregúntanos en info@neumaticosamoreno.es, llámanos al 91 850 86 10, o consúltanos por WhatsApp en el 689 121 559. Queremos ser tu taller de confianza.

Talleres A. Moreno: tu taller de confianza para el cambio de neumáticos, servicios de mecánica rápida y desinfección anti-coronavirus en Collado Villalba
Ir arriba