El truco definitivo para que no se empañen los cristales del coche en invierno

Nos encontramos en pleno invierno y que se empañen nuestros los cristales de nuestros vehículos es inevitable, y por este motivo te dejamos el truco definitivo para que no se empañen los cristales del coche con estas temperaturas tan bajas. Este problema es fácilmente uno de los mayores peligros a los que nos enfrentamos en la carretera durante estas epocas tan frias del año. Si los cristales se empañan pueden dificultarnos la visión y por consiguiente aumentar el riesgo de sufrir un accidente. La llegada de la ola de frío y nieve es perfecta para hablar sobre cristales empañados por el frío, ya que suele ser lo normal cuando vamos a coger el coche. Se trata de un fenómeno que ocurre a causa de la humedad del aire, como veremos en este artículo.

Veamos por qué se produce este fenómeno y algunos trucos para evitar que no se empañen los cristales:

¿Por qué se empañan los cristales del coche?

Antes de ver algunos trucos hay que ver por qué ocurre este problema que no nos permite ver al conducir. Los cristales se empañan por la diferencia de temperatura que existe entre el aire del exterior y del interior del coche. El aire no contiene una cantidad infinita de vapor de agua, sino que depende de la temperatura.

El aire caliente es capaz de contener más cantidad de agua. Tanto el parabrisas delantero y trasero como los cristales laterales, cuando hace frío en el exterior se enfrían, ya que están en contacto con el exterior y por lo tanto el aire interior próximo a ellos disminuye su temperatura. Por ese motivo, tienen entonces que liberar ese exceso de vapor de agua en forma de condensación, las gotas de agua que hacen que se empañe el cristal

Veamos por qué se produce este fenómeno y algunos trucos para evitar que no se empañen los cristales:

El remedio lógico

Para comenzar, justo cuando entremos en el coche, si los cristales laterales y el parabrisas delantero están empañados debemos dejar unos minutos el coche en ralentí antes de arrancarlo para que el motor se caliente. Una vez lo hagamos, debemos poner el aire acondicionado caliente al máximo y pulsar el botón que hace que salga directamente hacia el parabrisas, ya que así haremos que se evapore agua que lo empaña. Siempre hay duda entre usar aire caliente o frío, pero es mejor utilizar el aire caliente, ya que si usamos el aire frío tardaremos más y el efecto durará menos tiempo.

Abrir las ventanas sería completamente contraproducente, ya que lo queremos es mantener la temperatura estable para que no se vuelvan a empañar. La temperatura debe estar alrededor de los 18 o 20 grados. Por supuesto, en el mercado también podemos encontrar los típicos productos anti-vaho que nos pueden ayudar a evitar que las lunas se empañen. 

Usar el aire o el climatizador

Como acabamos de ver, es mejor opción utilizar el aire caliente y no el frío, ya que el aire caliente es capaz de contener más cantidad en estado gaseoso y el cristal empañado no solo se quita más rápido, sino que tarda más en volver a empañarse. Con el aire frío llegará un momento en que también se desempañará el cristal, pero tardará mucho más que con el caliente y durará mucho menos. Además, si es invierno y ponemos el aire frío no vamos a estar muy cómodos y calentitos que digamos.

Ahora surge otra pregunta que se hacen muchos usuarios, ya que los coches tienen tanto aire acondicionado como climatizador, ¿cuál se debe usar en ese caso?

Métodos alternativos

Ahora vamos a ver algunos métodos típicos, de toda la vida, que se utilizan para desempañar los cristales de los coches. Uno de los métodos más extendidos es el de colocar pequeñas bolsas rellenas de sílice en el interior del coche. El sílice tiene una gran capacidad para absorber la humedad en el aire, por lo que es bastante útil para combatir el empañado de los cristales del coche. Lo que se suele hacer es coger unos calcetines, rellenarlos de sílice y colocarlos bajo el asiento y en algún lugar de la guantera.

Otro de los trucos alternativos para evitar que se empañen los cristales del coche es el de frotar una patata partida por la mitad por el parabrisas. Este truco tiene su aquel, ya que el almidón que tienen las patatas evita que se empañen los cristales ya que absorbe toda la humedad. Por otro lado, el cristal puede que no se empañe, pero muy limpio no va a quedar…

Fuente: https://www.que.es/2021/01/15/truco-definitivo-no-empanen-cristales-coche-invierno/

Ir arriba