NEUMÁTICOS DE INVIERNO

Los neumáticos de invierno aportan un rendimiento impecable en condiciones de lluvia, hielo o nieve. Están planteados para amoldarse a las condiciones climáticas frías y a las carreteras difíciles. Poseen un compuesto de goma apropiado para las bajas temperaturas que disminuye considerablemente las distancias de frenado.

Los neumáticos de invierno están compuestos por una clase concreta de gomas y diseñados con un dibujo específico. Están pensados para su uso en zonas donde son habituales las bajas temperaturas (por debajo de 7ºC), presencia de lluvia constante y nieve.

Estos neumáticos se diferencian de los de verano por la composición en su caucho. Está diseñado para permanecer suave en temperaturas gélidas, lo que favorecerá a aumentar su agarre en áreas húmedas y heladas.

Así es que la seguridad durante la conducción será excelente. Además, este tipo de neumáticos cuentan con ranuras que ayudan a minimizar el riesgo de aquaplanning.

El uso de neumáticos de invierno es obligatorio en algunas regiones del mundo, como en los países del norte de Europa, las zonas más frías de América del Norte o Rusia. En estas regiones los conductores están obligados a montarlos en las estaciones más frías. En España no son de uso obligatorio.

Los neumáticos convencionales los superan en rendimiento cuando las temperaturas son altas y el pavimento está seco. Por ello es necesario sustituir unos por otros dependiendo de la temporada.

Dibujo y composición.

Los neumáticos de invierno cuentan con un dibujo diferente y unos surcos de mayor anchura y profundidad. También incluyen pliegues del dibujo laterales para un mejor agarre en nieve y lluvia. Están trazados explícitamente para combatir las peores condiciones climatológicas.

Para ser calificado neumático de invierno, el dibujo no puede contar con una profundidad inferior a 3 mm.

La composición específica de sus materiales evita el endurecimiento de la goma a bajas temperaturas.

El marcaje específico de los neumáticos de invierno.

Como norma general, los neumáticos de invierno llevan el marcaje “M+S” (Mud&Snow). Pero, no todos los neumáticos con este marcaje entran dentro de los certificados neumáticos de invierno.

El único marcaje que nos permite saber que un neumático es de invierno probado es el pictograma que representa una montaña con un copo de nieve encima, conocido como 3PMSF (Three Peak Mountain Snow Flake).

Alternativa a las cadenas.

Según el Reglamento General de Vehículos, los neumáticos de invierno son una alternativa legal a las cadenas.

A muchas personas les resulta muy incómodo y engorroso el poner a las ruedas las cadenas o fundas. Muchos no son capaces de colocarlas de modo correcto, por lo que al final no estamos haciendo un buen uso de las mismas.

Tipos de neumáticos de invierno.

1.      Neumáticos direccionales

Estos neumáticos poseen un buen comportamiento en vías mojadas y resbaladizas o en nieve y barro, con buena motricidad y correcta frenada.

2.      Neumáticos asimétricos

Los neumáticos asimétricos tienen un dibujo diferente a cada lada. Disponen en el flanco de la indicación correspondiente al montaje. En estos casos “inside” nos indica la parte interior y “outside” la exterior.

Están indicados para aumentar el grado de seguridad en curva, con buena direccionalidad y una larga vida de los neumáticos.

3.      Neumáticos simétricos

Son los que no tienen una colocación específica. Aportan las mismas capacidades giren en la dirección que giren. Sin embargo, son más propios de vehículos industriales.

Revisa tus neumáticos de invierno.

El rendimiento en nieve o hielo disminuye significativamente si la profundidad del dibujo baja de los 4 mm. Por debajo de los 2 mm desaparece toda capacidad invernal.

La presión se ha de comprobar siempre con los neumáticos fríos. No debemos haber conducido más de un par de kilómetros.

Diferencia de precio.

La diferencia de precio entre un neumático convencional y uno de invierno no supone un gran coste. El sobrecoste del neumático de invierno oscila entre un 10% y un 15% respecto al convencional convencional.

Además, con el uso de las gomas de invierno no estamos obligados a usar cadenas o fundas. Es por ello que así ahorramos en consumo, aumentamos la seguridad y reducimos la posibilidad de producir una avería con otros sistemas para circular sobre nieve.

Si estás pensando en instalar unos nuevos neumáticos de nieve en Talleres Moreno te asesoraremos de la mejor manera posible.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Relacionado

Conducción con lluvia

La lluvia es el fenómeno meteorológico más habitual en el invierno en España. Con la carretera mojada, se reduce la adherencia y se necesita más